Cubierta de un libro: ¿Cuándo pasta dura y cuándo pasta blanda?

Cuando un lector se dirige a comprar un libro suele hacerlo buscando ya de inicio un título determinado; en otras ocasiones puede dejarse guiar por una portada, un título, el autor, pero la presentación de la obra también es importante. Uno de los factores que se tiene en cuenta es si el libro es de tapa dura o de tapa blanda, por lo que toda editorial debería tener este elemento en cuenta cuando publica un nuevo libro.

La cubierta de un libro puede ser de dos tipos, encuadernación de tapa dura o de tapa blanda. Entendemos por cubierta a todo lo que es el exterior del libro, es decir, portada, lomo, contraportada y solapas si las tiene. La tapa blanda es flexible y la tapa dura, no se puede doblar.

En el caso de los libros con tapa blanda, puede llevar solapas y si es tapa dura suele llevar sobrecubierta, que es la funda de papel más fino sobre la tapa con portada, lomo y contraportada impresas.

Libros de tapa dura  vs libros de tapa blanda:

Ventajas de la encuadernación de libros con tapa dura

  • Mayor durabilidad. Por lógica, al no doblarse y mantenerse rígido, tanto el interior como el exterior aguanta más.
  • Mejores para libros de gran tamaño. Mientras más grande sea un libro, más costuras llevará y más posibilidades de doblarse y gastarse, por lo que la tapa dura es una ventaja.
  • Imagen de prestigio. Habrá personas que vean la tapa dura como un símbolo de status, aunque no tiene que ser necesariamente así.

Ventajas de los libros de tapa blanda

  • Más ligeros y fáciles de manejar. Suelen entrar bien en una maleta y al poder doblarse se pueden ajustar a un espacio reducido, además, tienen una gran flexibilidad al tacto.
  • Más económicos. Solo hay que pasarse por las estanterías de tiendas como Casa del Libro, FNAC o cualquier librería y compararlo.
  • Posibilidad de que tengan solapas. Son útiles para incorporar información del autor o algún extra.

¿Para qué tipo de libros se suele usar la tapa dura?

Al tener una mayor durabilidad, son una gran opción para libros que se utilizan a menudo y durante muchos años como diccionarios, libros profesionales, manuales o grandes obras literarias. También es habitual que los libros de gran formato sean de tapa rígida, es el caso de libros de fotografía o de pintura con contenido muy gráfico. Además, muchas editoriales sacan la primera versión de un libro que se va a vender bien en tapa dura.

¿Para qué tipo de libros se suele usar la tapa blanda?

Los libros de tapa blanda son muy prácticos para viajar, para llevar en la mochila, leer en el autobús o en la playa, por lo que cualquier lectura puede adaptarse a este formato. Libros de bolsillo, bestseller económicos o de escritores que comienzan suelen editarse en tapa blanda, también ocurre con guías de viaje y manuales de no muchas páginas. La impresión ha evolucionado y hay que tener en cuenta que la tapa blanda se suele plastificar, dando además más integridad al libro, por lo que cada vez vemos tapas blandas más duraderas. también es el tipo de encuadernación más utilizada bajo del modelo de impresión bajo demanda de libros

¿Qué deberías valorar para elegir tapa dura o tapa blanda?

Realmente, lo que hace que un lector se decante entre qué le es mejor: tapa dura o tapa blanda va a depender de múltiples factores, pero en gran medida de los gustos de cada persona, con gran influencia del uso que se le vaya a dar al libro, el tipo de y calidad del papel y de si hablamos de un perfil de persona que le gusta que su libro luzca en su estantería o preferirá llevárselo a la playa.

Hay lectores que incluso le dan importancia a la textura, al peso, incluso al olor, por lo tanto, si eres editor y estás ante la duda de imprimir en pasta blanda o pasta dura nuestro principal consejo es pensar en el lector potencial de ese libro, cuál es su perfil y cuáles pueden ser los gustos ¿para qué quiere ese libro? ¿lo empleará mucho? ¿dónde lo leerá? ¿lo prestará? ¿es un sibarita de los libros? Todo esto puede influir para que te decantes por un libro de pasta dura o de pasta blanda.

En la actualidad además, es posible elegir tapa dura o tapa blanda sea cual sea tu tipo de impresión, ya que la impresión bajo demanda o POD ya admite también libros con cubierta de tapa dura, algo que hasta hace poco tiempo no existía.


Te puede interesar: Tamaños de papel para impresión de libros [ estándares ]

Ismael Gálvez Clavijo
Ismael Gálvez Clavijo

Ismael Gálvez es responsable de marketing y comunicación de IC Grupo, del que forma parte Podiprint. En el sector editorial desde 2008, ha participado en proyectos nacionales e internacionales en diferentes dimensiones del sector, siempre con una orientación a resultados y proactividad en la detección de oportunidades de mercado, para marcas propias y clientes.

Sus artículos

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Artículos Relacionados